Líderes politicos intentan parar la quiebra dinaciera. El pánico cunde alrededor del mundo esperando la apertura de WALL STREET

Los lideres políticos mundiales parecen no darse cuenta que la Humanidad ya perdió la confianza en ellos, y quieren detener el pánico financiero. Esto con el fin que los ahorrantes no saquen su dinero de los bancos. Es decir perdamos nuestros ahorros por los que nos han dejado ahorrar la miseria que tenemos en el banco. MISERIA para ELLOS pero no para nosotros una vida de sudor, esfuerzo y para otros también de dolor, sufrimientos y humillaciones.

Analicen el siguiente articulo y verán por que lo digo:

El Sur exige al Norte resolver la crisis financiera mundial

Washington y Buenos Aires. Diario Página/12, Argentina. | octubre 12, 2008

Los países en desarrollo que forman parte del G-20, en el que también participa Argentina, exigieron a las principales potencias del mundo que más allá de anunciar un plan conjunto y hablar de coordinación, “es hora de pasar a la acción”. Eso requiere dejar de lado la retórica y comenzar a instrumentar las medidas anunciadas conjuntamente por el G-7.

Puntualmente, los países en desarrollo solicitaron al presidente George Bush, quien participó también del encuentro del G-20 junto a Ben Bernanke y Henry Paulson, que es prioritario empezar a dar liquidez, comprar las acciones de los bancos en riesgo y garantizar a los inversores minoristas que no perderán sus depósitos. Durante toda la reunión sobrevoló la idea de que en el futuro será necesario un nuevo sistema financiero global.

“Estamos viviendo un punto de inflexión”, señalaron varios ministros a la salida del encuentro. Más allá de estos señalamientos y de las necesidades de un cambio a futuro, los ministros de Economía de todo el mundo que integran el Comité Monetario y Financiero Internacional dieron su apoyo “enérgico” al plan de salvataje anunciado por el G-7 y Estados Unidos, con el objetivo de calmar la ansiedad de los inversores. Más allá de estas declaraciones, lo que sobrevoló durante todo el encuentro es que en el mediano plazo será necesario estructurar un nuevo sistema financiero internacional.

El G-7 hizo ayer un acto de humildad al reconocer ante los delegados de los países que forman parte del G-20 que ellos “fueron los que comenzaron esta crisis”. Incluso el propio Dominique Strauss-Kahn, titular del FMI, reconoció el fracaso por parte de los países industrializados en la regulación del sistema financiero. Frente a esos mea culpa que sobrevuelan en todas las declaraciones pronunciadas por los funcionarios del Fondo, los países en desarrollo que integran el G-20 comenzaron a preguntarse y a exigir una respuesta más concreta. Países como Argentina, Perú y Chile le plantearon al titular del Tesoro, Henry Paulson –durante una reunión que mantuvieron ayer antes del encuentro del G-20–, que sus economías, si bien están más sólidas para enfrentar el vendaval financiero, también requieren de las acciones coordinadas para evitar una caída en la actividad económica.

Los países de todo el mundo que están reunidos en la capital de los Estados Unidos saben que luego de que pase la crisis financiera internacional, el ordenamiento geopolítico que hoy tiene en el centro al G-7 será diferente. Ya sea porque se agregarán más países dentro de ese selecto grupo o porque Norteamérica dejará de ser el centro de poder. Es un reordenamiento que se verá en el largo plazo, pero es lo que manifiestan –por fuera de las declaraciones protocolares– muchos de los funcionarios que asisten por estos días a la reunión anual del FMI. Países como Nigeria, Rusia, Brasil, India y China se encargaron de decirle al titular del Fondo que las cosas tienen que ser diferentes.

“El presidente Lula dijo en varias oportunidades que es momento de cambiar las cosas. Por el momento, el apoyo al plan de salvataje de los Estados Unidos es para ser flexibles y solucionar un tema de corto plazo. Por eso es necesario un cambio en la representación dentro del G-7. Hoy el G-20 no tiene capacidad numérica ni el mandato para llevar adelante la coordinación que piden los países desarrollados. Por eso Brasil está pidiendo que se llame a una reunión para hablar del cambio de representatividad”, señaló a este diario un funcionario brasileño con despacho en el Banco Mundial.

En las reuniones preparatorias para lo que fue el encuentro de ayer del G-20 con las principales autoridades del gobierno norteamericano en materia económica, otros países alzaron su voz, algo que no se vio reflejado en las declaraciones formales. Nigeria fue muy duro con Strauss-Kahn durante un encuentro realizado el viernes, en el que también participaron funcionarios argentinos. Básicamente, el país africano solicitó una reestructuración del régimen creado en Bretton Woods, ya que “el FMI demostró no poder controlar una crisis que nunca tendría que haber ocurrido”.

China también fue muy dura con las autoridades del Fondo. En concreto señalaron que si bien crecerán este año un poco menos que otros períodos (alrededor del 9 por ciento para 2008 y un 7 por ciento para el año siguiente) tienen la liquidez suficiente para enfrentar esta crisis. Un funcionario de la delegación argentina señaló a PáginaI12 que está en los planes de China reducir su nivel de exportaciones para concentrarse en el desarrollo de su mercado interno. Por ende, interpretaron desde la cartera que conduce Carlos Fernández, eso significará un mayor nivel de importaciones que podrían ser cubiertas con productos primarios de la Argentina.

Mientras se llevaban adelante estas discusiones, el titular del Foro de Estabilidad Financiera, Mario Draghi, elevó sus recomendaciones para sortear los desafíos de la crisis. En una conferencia realizada en un salón del edificio central del FMI, el funcionario adelantó que de ser necesario, se podría llegar a plantear una modificación de las normativas elaboradas en Basilea, que regulan la actividad de los bancos. “Pero por ahora, estamos abocados a que estas regulaciones funcionen en todos sus aspectos”, graficó Draghi.

–¿Por qué no funcionó el rescate anunciado por Bush? –preguntó PáginaI12.

–No estoy seguro de que no haya funcionado. Este es un proceso muy complejo que afecta incluso la psicología de los inversionistas. No es algo que se pueda cambiar de un día para el otro –respondió el funcionario.

A veinte cuadras del edificio del FMI se desarrolló un seminario para analizar el mercado de los seguros de riesgos. Participaron directivos del Deutsche Bank, Zurcí Financial Services y el Crédit Suisse. De alguna manera, uno podría inferir que sus comentarios y aseveraciones forman parte de eso que se llama “el pulso del mercado”. Jim Schiro, director de la compañía de seguros Zurich, indicó que “la intervención del gobierno no es la única solución y que el sector privado tiene que tomar medidas”. ¿Cuáles serán esas medidas? Schiro indicó que “como el riesgo viene de muchos lados, hay que hacer más eficiente el mercado. No porque lo diga Bush sino porque es nuestro rol en la sociedad”, se respondió a sí mismo.

Para los bancos y entidades financieras que participaron de ese seminario, la solución a esta crisis financiera llegará con “más mercado”. De alguna manera, eso es lo que “sienten” los popes del establishment que contribuyeron a la gran burbuja financiera que hoy está estallando, muy cerca de sus narices.

–Si la solución al problema está en el mercado, ¿por qué no solucionan primero todo lo que está mal en las Bolsas del mundo, por ejemplo cerrando los mercados por un mes? –se animó a preguntar una investigadora de la Universidad de Washington.

–Primero hay que estabilizar los mercados y eso no se hace cerrándolos. Luego, hay que restablecer la confianza, que es lo más difícil de lograr. Pero esto hay que solucionarlo dentro del mercado –respondió Schiro.

Cuando vuelvan a abrir los mercados el próximo lunes, el mundo presenciará cuán efectivas fueron las palabras y declaraciones de apoyo que se dieron mutuamente los representantes del G-7 y el G-20, aunque por lo bajo se criticaron duramente. Lo cierto es que luego de este encuentro en el FMI, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, los países emergentes y el sudeste asiático moverán sus fichas para quedar mejor parados en el contexto geopolítico internacional. “Y los que jugarán más fuerte, son los que hoy tienen liquidez”, señaló a este diario un analista internacional.

Ahora la presión fue del Sur al Norte

Por Sebastián Premici

“Nuestra situación fiscal es mejor que la de otros países y contamos con variables macroeconómicas sólidas, lo que nos hace estar mejor parados frente a esta crisis internacional. Esto no quita que les pidamos a las principales potencias, como miembros del G-20, que se debe pasar a la acción inmediatamente”. Con estas palabras, el ministro de Economía de Argentina Carlos Fernández describió a PáginaI12 el clima que se vivió dentro del encuentro del Grupo de los 20 con las autoridades norteamericanas. Más temprano, durante la reunión del Comité Monetario y Financiero del FMI, Fernández señaló que “esta crisis fue producto de las debilidades de las políticas monetarias y los marcos regulatorios de las potencias económicas”.

Antes del encuentro del G-20, la delegación argentina participó de una reunión con el secretario del Tesoro, Henry Paulson, junto a funcionarios de Chile, Perú, México y Colombia, y de Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. La delegación argentina también participó del Comité Monetario y Financiero del FMI. En ese encuentro, el ministro Fernández planteó la necesidad de implementar acciones coordinadas por parte de los países avanzados para contener la crisis de confianza y solvencia que afecta a sus mercados financieros. “Para Argentina, esta crisis es el producto de las debilidades de las políticas monetarias y los marcos regulatorios de las potencias económicas, que generaron excesivos riesgos sistémicos y burbujas de activos en sus propios mercados”, señaló Fernández, con dureza, durante su presentación.

Al mismo tiempo, Argentina destacó la importancia de avanzar en la concertación de políticas entre los países industrializados y las naciones en desarrollo, para permitir que se sostenga la demanda agregada mundial y el crecimiento. “Resulta prioritario evitar una recesión mundial y el círculo vicioso asociado, lo que implica incrementar la demanda doméstica de los países con superávit externo. De esta manera, se podría compensar la fuerte desaceleración esperada en los países avanzados y se promovería un ajuste gradual y ordenado de las paridades cambiarias en el contexto de los desequilibrios externos mundiales”, indicó el ministro durante su presentación ante el Comité.

Los países de Latinoamérica están haciendo por estas horas evaluaciones similares sobre el contexto internacional. Por ejemplo, el ministro de Economía de Perú, Luis Valdivieso, señaló que lo importante en este momento es mantener el crecimiento económico local y de la región. “Nosotros tenemos un buen nivel de superávit fiscal (2,7 por ciento del PBI para este año) y un buen nivel de reservas, de 35.000 millones de dólares. Somos los afectados de esta crisis que comenzó en los países centrales y luego rebotó en los países en desarrollo”, indicó Valdivieso.

Siguiendo esta línea, Fernández argumentó que “el principio de responsabilidades diferenciadas será vital para reconducir este proceso, una posición bien diferente a la que ocupan las economías en vías de desarrollo, las cuales se verían perjudicadas indirectamente por la desaceleración mundial”.

La crisis financiera dejó al descubierto la incapacidad del FMI para garantizar la estabilidad mundial y su falta de supervisión efectiva a los países avanzados. Básicamente, los países del G-20 criticaron la estructura de gobierno del FMI. En este sentido, el ministro de Economía señaló durante su presentación ante el Comité Monetario y Financiero del Fondo que “hacen falta cambios sustantivos en la forma de implementar las funciones de supervisión y financiera de la institución. El FMI debe concentrar su atención en el seguimiento de los países avanzados e identificar sus vulnerabilidades y, al mismo tiempo, ampliar significativamente el acceso al financiamiento bajo un esquema sin las actuales condicionalidades que no se ajustan a la realidad económica y política de nuestros países”.

Por su parte, funcionarios chilenos solicitaron rapidez en los mecanismos de provisión de liquidez en los mercados, para asegurar que esos fondos lleguen a las pequeñas y medianas empresas. “Todos los países latinoamericanos compartimos la idea de que hay que abordar esta crisis con rapidez”, señalaron desde la delegación chilena.

El mensaje fue claro y unificado. Latinoamérica, si bien no es inmune a la crisis, está mejor parada que los países desarrollados. Y cuando tradicionalmente era el FMI el que exigía condiciones, ahora son los países en desarrollo los que presionan.

El verdadero ORIGEN de los Problemas del Mundo Actual. TODO PREFABRICADO. Que Hijos de su P..a Madre!

Para quienes quieran seguir toda la serie aqui el link:

Empezarán a entender cada vez mas por que el mundo esta como esta. TODO ES UNA GRAN MANIPULACIÓN!! Despertemos y salgamos de ese gran sueño.

El sistema económico se CAE y no sale nada en las noticias?! LO ESTÁN OCULTANDO. Lo que le viene a la dormida HUMANIDAD es difícil de describir y sera muy difícil de olvidar este gran CRASH económico.

Vean las noticias internacionales y se darán cuenta de lo que les digo. LOS FALSIMEDIAS nos están ocultando la VERDAD.

URGENTE: Descifra lo que realmente esta pasado con la Bolsa de Valores y Toma tus Precauciones

Encontré este artículo del autor Jorge Suarez-Velez el cual me parecio muy interesante debido a la forma sencilla como explica que está sucediendo con las bolsas de valores. Es muy instructivo y creo que nos ayudará a defendernos mejor de lo que pueda pasar con esta gran caida bursatil. Les advierto: Todavia no estamos sintiendo el verdadero impacto de esta tragedia.

Bien, aqui les adjunto el artículo en mención:

Una Embolia Financiera

10 de octubre de 2008, 08:20 AM

Cuando una persona sufre una embolia, éstas típicamente son causadas por los llamados infartos cerebrales; un coágulo tapa a una arteria, que no permite que la sangre siga fluyendo al resto del cerebro. Quirúrgicamente es posible remover el coágulo, pero el devastador impacto de esta condición es proporcional al tiempo en que se deje sin sangre –y consecuentemente sin oxígeno- al resto del cerebro. Muchas células –neuronas- mueren por la falta de éste, ocasionando un daño irreparable.


¿Qué tiene esto que ver con finanzas? La analogía es perfecta. Lo que estamos viendo es el efecto de un sistema financiero “tapado” por una serie de instrumentos financieros tóxicos que no han dejado que fluya dinero al resto del sistema. Mientras más tiempo pase sin que éste fluya, más permanente será el daño.
Estamos en medio de un peligroso círculo vicioso. Conforme los bancos se perdieron la confianza entre sí, se dejaron de prestar. Al hacerlo, aquellos bancos con liquidez prefirieron guardarla por si posteriormente la necesitaban. Muchas empresas e individuos con acceso a líneas de crédito[1], conforme ven que la liquidez escasea, ejercen la línea y proceden a dejar los recursos depositados en la chequera. Simultáneamente, los depositantes en el banco deciden que es peligroso tener certificados de depósito bancario, por lo cual deciden retirar el dinero del banco para mejor comprar un bono emitido por el Tesoro de Estados Unidos.


Nadie compra Papel Comercial[2], y todo aquel que requiere de recursos inmediatos es estrangulado. El mercado de papel comercial se ha reducido en más de 600 mil millones de dólares y hasta el gobernador del Estado de California salió a decir que si no tenía acceso a crédito de corto plazo, no tendría con qué pagar la nómina de bomberos y policías.

(Picha la imagen para ver lo que es un papel comercial)

Imagine por un momento a una empresa comercial que tiene que utilizar financiamiento de corto plazo para comprar el inventario de productos que va a vender en la época navideña. Sin éste no hay qué vender, si no puede vender en los meses más importantes del año, quizá decida cerrar la tienda (o algunos locales, si no tiene inventario suficiente para éstos). Si cierra, despedirá empleados y dejará locales comerciales desocupados. La desocupación entre éstos, por cierto, ascendía ya a 8.4% el mes pasado; el nivel más alto en catorce años.


La decisión de los inversionistas de salirse de sus inversiones e irse a “cash” tiene un impacto devastador en los mercados. En el mes de septiembre, salieron 72 mil millones de dólares de fondos de inversión que invierten en bonos y acciones; en la primera semana de octubre salieron otros 49 mil millones. Cuando un inversionista decide redimir su inversión en el fondo, fuerza a que quienes manejan éste salgan a vender lo que puedan al precio que puedan. La salida masiva de estas posiciones provoca una baja proporcional en los precios. El índice Dow Jones está hoy –consecuentemente- más de cuarenta por ciento por debajo del récord histórico alcanzado el nueve de octubre de 2007.
En el caso de inversiones en “hedge funds” la redención es aún más dañina. Este tipo de entidad opera con apalancamiento; debido al cual, cada dólar redimido por un inversionista provoca ventas cuatro, cinco, o más veces superiores.


Estamos viendo ventas de pánico que tienen en sí mismas un impacto sobre la calidad de activos de los bancos. Conforme los precios de bonos y acciones siguen cayendo, el rescate bancario se vuelve más caro pues posiciones que hace una semana no merecían calificativo de “tóxicas”, hoy lo son.


Por ello, las siguientes medidas de emergencia de que se puede echar mano si la caída libre continúa son dos. Primero, se puede suspender la regla de “mark to market” temporalmente. Esta regla fuerza a que las instituciones reflejen el valor de sus inversiones al precio que el mercado les dé a éstas. Pero con los precios desplomándose, el capital de los bancos también se contrae. Alternativamente, se puede permitir que reflejen el precio de los bonos, por ejemplo, en función del flujo esperado de cupones. Segundo, pueden salir a avalar en forma ilimitada el riesgo de contraparte. Es decir, si los bancos no se prestan entre sí por miedo a que uno u otro no tengan la solidez para respaldar sus obligaciones, el gobierno puede temporalmente funcionar como aval de ambos.


Este es el principio de un doloroso proceso de contracción del apalancamiento tanto de individuos como de entidades financieras. Éste se da en forma arrebatada y arrastra todo a su paso. Para romper el ciclo, la Reserva Federal ha pasado de ser el comprador de última instancia a volverse la primera. Han salido a comprar papel comercial, han estado dispuestos a prestarle a bancos sin pedir garantías específicas, e inyectan liquidez en cuanta forma sea posible.

Eventualmente, lograrán incluso remover el coágulo al ejercer los cientos de miles de millones de dólares que el congreso estadounidense aprobó para comprar papel tóxico de los bancos comerciales. Sin embargo, el proceso llevará tiempo.

Como cuando hay un incendio, lo primero a hacer es apagar el fuego. Al hacerlo, se intenta no hacer algo que haga imposible reconstruir posteriormente.

En este intento, como propuse la semana pasada, finalmente el secretario del tesoro Paulson concedió que está dispuesto a capitalizar bancos. Esta es una buena noticia. No contribuye a apagar el incendio, pero ciertamente facilitará una reconstrucción ordenada.
La disposición de Paulson es una excelente señal, además, porque se dice que los bancos contrataron a más de 600 empresas de cabildeo para evitar que esa fuese una solución posible. Ellos querían simplemente poder vender la basura, sin tener que sacrificar capital. Sin embargo, la versión final del TARP (siglas en inglés del “programa para el alivio de activos en problemas”) pasada por el congreso el tres de octubre, incluye la posibilidad de capitalizarlos directamente. Ojalá que los bancos fracasen en su intento de evitarlo.

La buena noticia es que el gobierno estadounidense tiene un arsenal casi ilimitado para combatir el fuego. Pueden seguir empapando al mercado con toda la liquidez a su alcance pues –de frente a una recesi
ón mundial- el peligro no es la inflación. Habrá tanta capacidad instalada ociosa que la presión deflacionaria será enorme.
[Mi comentario: Que ironía, claro, pueden empezar a imprimir cuanto papel quieran, el problema está en que ese papel debe de estar respaldado por oro, ya que la confianza en las bolsas de valores esta por los suelos. Cuantos paises no desearían poder imprimir cuanto dinero ellos quisiseran. SOLO EL IMPERIO LO PUEDE? Tampoco! por eso veremos como la caidad de Wall Street sigue en picada! No se dejen engañar!]


Pero estamos al principio del proceso. Imagine usted el caso de un tipo que decide que va a hacerse de todos los muebles para su casa utilizando crédito. Cuando su endeudamiento revienta, tiene que hacer tres cosas. Primero, tiene que vender los muebles que compró para hacerse de liquidez; después, tiene que pagar el dinero que debe; finalmente, tiene que empezar a ahorrar. Las familias estadounidenses y el sector financiero, las entidades endeudadas dentro de la economía estadounidense, están en la primera de las tres fases: la liquidación de activos.


Los indices accionarios del mundo se derrumban. En el caso de los Estados Unidos, el índice Dow Jones está casi 40% por debajo del máximo histórico (14,164.53) alcanzado hace exactamente un año.

Los mercados financieros empiezan a reconocer que, para desapalancarse, los estadounidenses tienen que comenzar por dejar de consumir.
La baja en el consumo afectará a la economía real tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.
¿Pero si la crisis tiene sello de “Made in USA”, por qué los bancos europeos también sufren? Lo hacen por dos motivos. Primero, porque ellos también participaron alegremente en la “rentable” inversión en todo tipo de activo hoy clasificado como “tóxico”. Ellos tienen su buena dosis de muertos en el clóset. Segundo, porque dependen aún más que los bancos estadounidenses de obtener financiamiento de corto plazo en el mercado. Un banco en los Estados Unidos presta en promedio 96 centavos por cada dólar de depósitos que tiene, un banco europeo presta 140. Por ello, estos últimos dependen más de emisiones de papel comercial y de otras líneas de crédito de corto plazo; han sido devastados por la sequía.


El proceso que vivimos es traumático y equivale a lo que se vive cuando hay una fiesta familiar en la cual todos beben de más. El marido que es violento con la mujer, le pega; el que no quiere al papá, lo insulta; los hermanos se dicen sus verdades y acaban, además, golpeando al primo que es un pesado. Estos son momentos que sacan a relucir lo peor de todo mundo.


El congreso estadounidense requirió, por ejemplo, de cientos de millones de dólares de regalitos legislativos, y de 112 mil millones de dólares de incentivos fiscales para acceder a pasar un programa que era imprescindible que aprobaran; pero, finalmente lo hicieron. Los europeos, sin embargo, demuestran una vez más que no están dispuestos a jugar en equipo o a sacrificarse por el bien del vecino.

La infantil respuesta de algunos miembros de la unión europea a la crisis de liquidez daría risa si no fuese tan grave. El gobierno de Irlanda, por ejemplo, decidió salir a garantizar en forma ilimitada todos los depósitos bancarios. Al hacerlo, los empezaron a bañar con recursos que salieron del sistema bancario del Reino Unido y de otros países, que buscaban algún tipo de amparo gubernamental. ¿Qué tiene de malo la generosa medida irlandesa? Que si se viesen forzados a consolidar los depósitos bancarios a sus otras obligaciones fiscales, la deuda pública ascendería de 25% del PIB a 325%.


La insensata medida, sin embargo, forzó a otros gobiernos a tomar acciones similares. En vez de buscar una respuesta inteligente y concertada, cada quien hizo lo que quiso en forma, por demás, irresponsable dada la magnitud de la crisis.

En mi opinión, la crisis actual hará que salga a relucir lo peor de la economía europea. Mostrarán su falta de acuerdo, lo poco flexible que es su sistema, y el bajo margen de maniobra que tienen. En el extremo, incluso, es posible que esta situación ponga en riesgo a la unión monetaria, es decir, al euro.

La situación de los distintos miembros de la unión europea es radicalmente diferente. Aquellos países con cuentas corrientes deficitarias como España y Grecia preferirían un euro débil que atraiga inversión extranjera y les ayude a financiar su situación. Países como Alemania y Holanda, superavitarios, prefieren un euro fuerte. En situaciones extremas, el euro se puede convertir una camisa de fuerza.
En mi opinión, a pesar de las altas y ardientes llamas que vemos en los mercados, el incendio empieza a apagarse. A no ser que el pánico y el comportamiento irracional se apoderen de éstos [Mi comentario: Y eso es lo que esta sucediendo actualemente!], pronto se despejará el humo y veremos qué queda.

La reconstrucción tomará mucho tiempo. Para empezar, el mercado de bienes raíces estadounidense -el epicentro del terremoto- tendrá que deshacerse de más de dos millones de unidades residenciales que están a la venta, más las que se acumulen como resultado de los embargos bancarios. Los precios de éstos tendrán que bajar mucho más y, así como lo vemos en los mercados de acciones y bonos, probablemente exagerarán la baja.

El sector financiero también tendrá que contraerse. Llegó a ser más de 20% de la economía y eso no tiene sentido. Es como si usted compra una casa y le dicen que el sistema de plomería de ésta costó una quinta parte del costo total, sería a todas luces exagerado. El sistema financiero es el equivalente. La función de éste es distribuir recursos a donde se necesitan, en forma eficiente; pero no “produce” nada.
Como consecuencia de la recesión, el desempleo pudiera llegar a niveles de entre 8% y 9%, y bajará la generación de utilidades de las empresas. Si los estimados de los analistas más pesimistas son acertados, la bolsa está cotizando a alrededor de 14 veces utilidades de 2009. Está barata después de la baja, pero no es un regalo. En recesiones anteriores, ha llegado a estar a 12 veces, lo cual llevaría el índice S&P a niveles entre 750 y 800 puntos (el jueves 9 de octubre cerró en 909).

Las monedas de países emergentes se han visto afectadas por la salida de dinero de inversionistas locales. Poco a poco recibirán el impacto también de la abrupta suspensión de flujos provenientes del mundo desarrollado. A pesar de que sus fundamentos económicos han mejorado dramáticamente, a corto plazo éste será un juego de flujos para el cual los fundamentos influyen pero no definen.

Como he dicho antes, después de este proceso de limpia habrá oportunidades históricamente rentables para quienes tengan la serenidad de tomarlas. Creo que las más evidentes se empezarán a presentar entre los mismos activos hoy calificados como “en problemas” (“distressed securities”). La colosal liquidación de éstos por parte de las entidades financieras urgidas de liquidez ha desplomado sus precios a niveles irrisorios. Habrá inversionistas que harán mucho dinero con ellos (mucho de verdad)[Mi comentario: Pero seguro que NO nosotros! Nosotros cargaremos con las perdidas si es que  se lo permitimos a ELLOS. NO SEAMOS ESTUPIDOS y PROTEJAMOS NUESTROS AHORROS. Compra oro si puedes, si no, preparate a sobrevivir en un mundo muy incierto, como REDUCE TUS GASTOS AL MAXIMO].

Este no es un momento para decisiones precipitadas [Mi comentario: Si claro, como no! Idiota sera aquel que no trate de salvar sus pocos ahorros o pequeñas inversiones. Seran cinicos nuestros “asesores economicos”. Vende ahora que puedes, luego será tarde. Que conste, cada quien haga lo que crea es mejor, yo  tampoco tengo la verdad absoluta en este caso en que estamos metido y que nos tratan de ocultar, por ejemplo mira el final de este articulo: Si te sales eres idiota y si te quedas eres suicida! Salva lo que puedas de la mejor forma que tu creas sea posible], ni para salir ni para entrar. Es tarde para lo primero, lo segundo puede equipararse con el riesgo de intentar cachar un cuchillo en caída libre; si el cálculo falla, éste nos atravesará la mano.


Estamos en el momento de capitulación dentro del ciclo. El momento más oscuro [Mi comentario: Nos lo restrigan en nuestras propias caras! O sea que todavia no hemos llegado al momento mas oscuro! como sera cuando estemos en el?] de la noche es justo antes de que amanezca.


[1] Un individuo tiene, por ejemplo, una casa que vale 100 mil dólares. Va con el banco y le pide que le dé acceso a diez mil dólares en el momento en que lo requiera. El banco analiza el crédito del individuo y su colateral para que en el momento en el que éste lo decida, le da acceso parcial o total al crédito.

[2] Papel de deuda sin garantía específica que los bancos y las empresas típicamente emiten a plazos inferiores a nueve meses, para cubrir necesidades inmediatas. En Estados Unidos –en condiciones normales- circulan un par de billones (millones de millones) de dólares de Papel Comercial en todo momento.

Falsimedios Imperiales tratan de ocultar la VERDAD. La crisis económica no se detiene!!!

Si amigos,

Los falsimedios del mundo entero estan tratando de ocultar la verdadera situación financiera del mundo. Nos vamos al fondo. Para muestra un botón.  Esta fue la portada de CNN el dia de hoy a las 18:00 (GMT-6),  fijate y verás como apenas sacan algo de la gran caida que tuvo Wall Street el dia de hoy. Y esto apenas es el comienzo. Empezó en la caida sin retorno.  Se acabo el cuerno de la abundancia y es hora que nos ciñamos el cinturón en todos los aspectos.

Checa tu mismo las noticias internacionales y observa como estan tratando de ocultar esta GRAN VERDAD.

Retirement account losses near $2 trillion. Financial crisis forcing workers to delay their golden years

Fondo de Pensiones de USA pierde cerca de dos trillones.

Crisis financiera obliga a Trabajadores a retrasar su jubilación

(Para ver una traduccion al español de este articulo presiona aqui)

Este articulo en ingles nos enseña como la crisis financiera, la cual es imparable, afectara en un futuro cercano a millones de pensionados en los EEUU y Europa.

updated 2:52 p.m. MT, Tues., Oct. 7, 2008

WASHINGTON – Americans’ retirement plans have lost as much as $2 trillion — or about 20 percent overall — in the past 15 months, Congress’ top budget analyst estimated Tuesday.

The upheaval that has engulfed the financial industry and sent the stock market plummeting is devastating workers’ savings, forcing people to hold off on major purchases and consider delaying their retirement, said Peter Orszag, the head of the Congressional Budget Office.

As Congress investigates the causes and effects of the financial meltdown, the House Education and Labor Committee was hearing from retirement savings and budget analysts on how the housing, credit and other financial troubles have battered pensions and other retirement funds, which are among the most common forms of savings in the United States.

“Unlike Wall Street executives, America’s families don’t have a golden parachute to fall back on,” said Rep. George Miller, the panel chairman. “It’s clear that their retirement security may be one of the greatest casualties of this financial crisis.”

More than half the people surveyed in an Associated Press-GfK poll taken Sept. 27-30 said they worry they will have to work longer because the value of their retirement savings has declined.

Orszag indicated the fear is well-founded. Public and private pension funds and employees’ private retirement savings accounts have lost some 20 percent overall since mid-2007, he estimated. Private retirement plans may have suffered slightly more because those holdings are more heavily skewed toward stocks, Orszag added.

“Some people will delay their retirement. In particular, those on the verge of retirement may decide they can no longer afford to retire and will continue working,” Orszag said.

A new AARP study found that because of the economic downturn, one in five workers 45 and older has stopped putting money into a company-sponsored retirement account, Individual Retirement Account (IRA) or other retirement savings account during the past year, and nearly one in four has increased the number of hours he works.

El Peor “Lunes Negro” de Wall Street en toda la Historia.

Quiénes controlan el negocio del plan de rescate financiero: El papel de Goldman Sach

(IAR Noticias) 07-Octubre-08

El plan de choque de Bush para rescatar a las entidades quebradas y dar curso a un formidable negocio financiero de los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal fue posibilitado por la corrupción y el lobby bancario sobre los políticos, incluidos los candidatos presidenciales. Porqué se derrumbaron las bolsas y fracasó el plan.

Informe especial
IAR Noticias

El gran comandante del plan de rescate es Henry Paulson, el septuagésimo cuarto secretario del Tesoro de los EEUU,  el padre de un paquete de medidas de US$ 850.000 millones –el mayor llevado acabo en el país- que tras ser implementado el viernes fue recibido este lunes con un derrumbe bursátil y pánico financiero generalizado que se extendió por todo el planeta.

El primer tramo del macro-negocio privado con la  crisis financiera se inició el viernes pasado  con la aprobación por parte de la Cámara de Representantes de EEUU del plan de choque de Bush para salvar a las entidades quebradas con dinero público. Una operación inicial de US$ 700.000 millones que el Tesoro USA (por medio de emisiones de deuda pública) entregará a los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal. (Ver: Súper-rescate estatal: Un negocio “privado” de los bancos que controlan la Reserva Federal).

Según la CNN, Paulson ya nombró a Neel Kashkari, otro ex ejecutivo de Goldman Sachs, para supervisar el plan de rescate aprobado el viernes pasado por el Congreso. Kashkari fue confirmado como nuevo asistente del Tesoro, según la prensa financiera estadounidense.

De acuerdo con The Wall Street Journal, Paulson llevó a cabo el nombramiento de Kashkari como titular interino de la nueva Oficina de Estabilidad Financiera del Tesoro para contar a Goldman Sach (a través de Paulson y de Kashkari) en el más alto nivel de decisión.

Kashkari ocupaba el cargo de secretario asistente del Tesoro para asuntos internacionales, y como titular interino de la nueva Oficina de Estabilidad Financiera del Tesoro, supervisará y tendrá un rol clave en el fabuloso negocio financiero avalado por el Estado USA que tendrá como misión esencial rescatar y/o comprar (mediante créditos e inyecciones de dinero)  los títulos “tóxicos” y las entidades quebradas de la “burbuja” especulativa para sanear el sistema financiero privado imperial.

El Tesoro, la Reserva Federal (Fed) que preside Ben Bernanke, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, (FDIC) y la nueva Agencia Federal de Financiación a la Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés) dirigida por James Lockhart, serán los organismos que intervendrán en la operación que convertirá en deuda pública las perdidas del sistema financiero privado.

Antes de su llegada al Tesoro de EEUU, Kashkari, un ladero histórico de Paulson al servicio de Goldman Sach,  lideraba la oficina de seguridad tecnológica en la banca de inversión de Goldman en San Francisco.

A pesar de comandar el Tesoro, un virtual ministerio de Finanzas estadounidense, Paulson es considerado un operador de Goldman Sach y del resto de bancos privados que controlan el Sistema de la Reserva Fedaral comandada por Bernanke, otro operador clave del lobby sionista que controla el negocio con el “plan de crisis”.

Curiosamente, el hombre que comanda el “plan  anticrisis” proviene del riñón de Goldamn Sach,  uno de los causantes de las turbulencias financieras donde se formó y que dirigió desde 1998 hasta mayo de 2006.

“Es increíble que este Senado pueda autorizar a una única persona, con muy poca previsión, un autoproclamado experto de Wall Street, el poder para llevar a cabo el mayor desembolso de la historia de la república”, vociferó el jueves pasado el senador republicano Jeff Sessions durante el debate sobre el plan de rescate de los mercados financieros.

Además de ser operador del lobby sionista en la esfera estatal del Imperio, Paulson, es a su vez, un especulador acaudalado.

A los más de US$ 30 millones de dólares anuales que ganaba en Goldman Sach, se le sumaron otros US$ 500 millones  resultantes de la venta de las acciones que tenía de la entidad, eximido de pagar impuestos sobre el capital gracias a su nuevo cargo en el Gobierno federal de EEUU.

Paulson comenzó sus pasos en la política  como asistente del secretario de Defensa en el Pentágono. Durante la administración Richard Nixon, se desempeñó como ayudante John Daniel Ehrlichman, uno de los hombres de confianza del presidente y figura clave en el caso Watergate, por el que fue condenado por conspiración, obstrucción a la justicia y perjurio.

Después de esa “experiencia”, Paulson se incorporó a Goldman Sachs en 1974 en la oficina de Chicago para convertirse en socio de la firma apenas ocho años después.

Comenzó a dirigir el frente de la unidad del medio oeste y se hizo con el puesto de socio director de la oficina de Chicago. Finalmente dio el salto de director financiero del banco a Consejero Delegado cuando sustituyó a Jon Corzine.

En mayo de 2006, Henry Paulson recibió la llamada George W. Bush para suceder a John Snow como Secretario del Tesoro de los Estados Unidos y en el mes de junio recibió el apoyo unánime del Senado, pese a que en un primer momento el propio partido Republicano atacó con crudeza su nominación por su vínculos anteriores con el partido Demócrata.

En realidad, dicen en Washington, Paulson no es él sino Goldman Sach, uno de los gigantes históricos del lobby bancario que controla la Reserva Federal, el Tesoro, y las redes financieras privadas que actúan y hacen negocio a la sombra del Estado norteamericano. ¿Qué mejor que Paulson para comandar el plan de rescate?, señalan irónicos analistas estadounidense tras su designación.

Corrupción política y lobby bancario

Tanto Goldman Sach como Morgan Stanley son considerados los dos grandes beneficiarios del manejo del dinero propuesto para “salvar la crisis” que se llevó a otros gigantes históricos como Merrill Linch y Lehtman Brothers.

Y no por casualidad, Goldman Sach (junto con los otros bancos del lobby sionista) ,es uno de los más activos e importantes contribuyente a la campaña presidencial de EEUU, tanto para el candidato republicano, John MacCain, como para el demócrata, Barack Obama.

Según un informe elaborado por la prestigiosa consultora Weiss Research, el principal contribuyente a la campaña de Obama es Goldman Sachs, que ha donado casi US$ 700.000 millones, seguido por la Universidad de California, Citigroup y JP Morgan Chase.

McCain, a su vez,  recibió aproximadamente US$ 200.000 de Merril Lynch, Citigroup, Morgan Stanley y Goldman Sach.

De acuerdo con el informe de Weiss Research, tanto Obama como McCain han obtenido enormes cantidades de dinero de los gigantes bancarios. Además, Obama ha recibido contribuciones de empresas de finanzas, seguros e inmobiliarias, el llamado sector FIRE, por unos US$25 millones,  mientras que  McCain ha recibido US$ 22 millones.

Los gigantes bancarios no contribuyen directamente, sino que canalizan dinero mediante la creación de los llamados comités de acción política o a través de aportaciones.

En este escenario, el plan de “crisis”  de Bush para rescatar a las entidades quebradas y dar curso a un formidable negocio financiero de los bancos privados del Sistema de la Reserva Federal fue posibilitado por la corrupción y el lobby bancario sobre los políticos, incluidos los candidatos presidenciales.

Cuando los sondeos y los testimonios en las grandes cadena muestran una mayoría contundente en contra, ninguno de los dos candidatos a las elecciones presidenciales ni las cúpulas de los dos grandes partidos se han sumado a la oposición al plan de “rescate” a la banca privado.

La explicación a tanto “fervor” por la banca privada en desmedro de los intereses de la población estadounidense, la dio el domingo el Center of Responsive Politics, un instituto de Washington que hace seguimiento de las contribuciones financieras a las campañas políticas y que analiza el dinero destinado a las dos fuerzas políticas que controlan el esquema bipartidista USA  y a sus líderes.

De acuerdo con Center of Responsive Politics, los legisladores que votaron a favor del plan de rescate en la Cámara Baja el lunes reciben como promedio un 50% más en donativos de los bancos de Wall Street y otras entidades financieras que quienes votaron en contra.

De acuerdo con el centro, con unos US$ 2.000  millones desde 1989, los bancos, aseguradoras y empresas inmobiliarias han sido la principal fuente de financiación para partidos y políticos individuales en un sistema político que gira en torno al intercambio de financiación y medidas favorables a los aportantes.

Mientras se debatía sobre los contenidos de la ley del rescate financiero -según Center of Responsive Politics-, “ejércitos de lobbistas de los sectores bursátil, bancario, inmobiliario y otras financieras trataron de dejar su huella en la legislación”.

Porqué fracasó el plan

El fracaso del plan, con el derrumbe bursátil y el agravamiento de la crisis financiera, el lunes, tampoco tomó de sorpresa a los analistas y la prensa norteamericana que lo habían calificado de “insuficiente” para contener al desborde de los mercados.

De acuerdo con el informe de Weiss Research, el Congreso USA maneja desde el pasado 25 de septiembre un informe en el que se advierte que el plan de rescate de los US$700.000 millones es insuficiente para resolver la crisis y llega tarde.

Según la prestigiosa consultora, un total de 1.479 bancos y 158 agencias de crédito y ahorro, están en riesgo de quiebra en Estados Unidos y calcula que entre todos ellos manejan unos activos de US$ 3,2 billones, equivalente a 41 veces la cantidad estimada por la Federal Deposit Insurance Corporation (Corporación Federal de Garantía de los Depósitos).

En su informe, Weiss Research concluye  que el plan “anticrisis” aprobado el viernes resultará un fracaso y agravará aún mas la situación, al provocar un aumento de las tasas de interés  y una contracción del crédito, además de una subida del déficit público en EEUU.

La Office of Managment and Budget (la Oficina del Presupuesto) calcula que en 2009 el déficit federal se incrementará hasta los US$ 482.000 millones, y que subiría a un costo de US$ un billón con las medidas “adicionales” de salvamento.

En general, la prensa norteamericana coincide en que el costo billonario del super-rescate (que pagará la población a través de los impuestos) potencia el proceso de crisis estructural por el que atraviesan las economías centrales de EEUU y la Unión Europea.

La mayoría de los analistas proyectan un agravamiento de la presión fiscal (suba de impuestos) y un recorte de planes y beneficios sociales como el emergente más inmediato del mega-salvataje estatal a la banca imperial en quiebra que incian EEUU y la UE.

Lo que incidirá en una mayor suba de precios y recorte del consumo (ya desatados), que se sumarán a los estragos de la crisis crediticia para potenciar el proceso inflacionario-recesivo en que se encuentran las economías de Europa y de EEUU.

Finalmente, la recesión (números en rojo de la economía real de EEUU y Europa) , psico-registrada en los “mercados” financieros más allá de los análisis y de los números reales, el fracaso (el sábado) de la Unión Europea para elaborar un plan de rescate como el de EEUU, y los temores de un derrumbe bancario en masa en la zona del euro, ya produjo lo que preveían los analistas.

Todos los “lunes negros” se juntaron este lunes en uno solo para detonar la peor jornada histórica de Wall Street y de las bolsas de Europa, Asia y América Latina, muchas de las cuales, como las de Argentina, San Pablo y Rusia, se vieron obligadas a detener sus operaciones.

******

Wall Stree se derumba! Que pasará con el resto del Mundo?

El Imperio se suicida: El Congreso rechaza el plan de rescate y hay colapso mundial de las bolsas

(IAR Noticias) 30-Septiembre-08

Patético: los rostros preocupados de Nancy Pelosi y de Henry Paulson, contrastan con la sonrisa forzada de Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado.

No obstante la operación “sedante” lanzada por el Gobierno federal y el Congreso de EEUU el fin de semana, el plan de rescate de Bush naufragó en la Cámara de Representantes de la mano de los demócratas y del rechazo de los republicanos. Wall Street sufrió un hundimiento histórico y las bolsas mundiales volvieron a derrumbarse en un nuevo “lunes negro” que hace temblar al sistema financiero globalizado. En medio de la conmoción internacional Bush convoca de urgencia a sus asesores y se abre un frente de crisis en Europa.

Informe especial
IAR Noticias

Antes del rechazo del plan oficial  en el Congreso, demasiadas dudas, demasiada campaña electoral USA, demasiada “iliquidez” (falta de efectivo y de crédito) en el mercado, demasiados números en rojo en la macro economía de EEUU, llenaban de incertidumbre a los “inversores” (especuladores privados e institucionales) y  generaban pánico internacional a la transmisión (vía dólar y sistema financiero) del colapso económico-financiero USA.

Con Europa y China en primera línea (la segunda y tercera economía mundial) el conjunto de los países (periféricos y desarrollados) ya rezan para que la crisis del crédito y del consumo no los introduzca en el túnel del tiempo de la recesión que ya se expande por todo el planeta.

Y finalmente, las tensiones electorales, los intereses económicos del “gran negociado” financiero que se abre con el mega-rescate hicieron fracasar el plan en su primera votación en el Congreso, donde sectores republicanos acompañaron el rechazo demócrata.

Contra la mayoría de los pronósticos, la Cámara baja rechazó el proyecto de rescate bancario por US$ 700.000 millones, generando un derrumbe histórico  en Wall Street. El mensaje del presidente de EEUU, George W. Bush, para intentar calmar a la plaza financiera no alcanzó y las bolsas mundiales volvieron a derrumbarse.

La votación final quedó en 228 por el no y 205 por el si.

Wall Street abrió el lunes con fuertes descensos presionado por el rescate de dos grandes bancos europeos y por la compra de Wachovia por parte de Citigroup, reavivándose así los temores a la crisis crediticia.

El índice Dow Jones caía más del 6%, un récord histórico, con  pérdidas de  US$ 1,2 billones en valores de mercado mientras que el tecnológico Nasdaq se acercaba al 6% de caída.

En tanto, en Europa hubo fuertes pérdidas. El Ibex de Madrid, un 3,88%, el S&P/Mib de Milán un 4,98%, el CAC de Francia un 5,04% y el FTSE de Londres un 5%. Una de las más pronunciadas fue la de Bélgica, que finalizó un 7,9% abajo, impulsada por la nacionalización del banco belga-holandés Fortis.

Las bolsas asiáticas también habían cerrado con pérdidas. Tokio cayó 1,26%, Seúl 1,35% y Hong Kong 4,3%, tras el aumento de las tasas a los préstamos inmobiliarios anunciada por el gigante bancario HSBC, que tendrá previsibles efectos en el mercado de la construcción.

El colapsso bursátil  mundial también impactó en América Latina  con un derrumbe muy pronunciado en Buenos Aires y en San Pablo, donde incluso llegaron a suspenderse las operaciones.

En Brasil el escenario mostró tanto dramatismo que las operaciones en la Bolsa de San Pablo fueron suspendidas cuando la cotización del Bovespa alcanzó una baja del 10,2 por ciento.

Ya cerca del final de la rueda, la Bolsa de Buenos Aires caía un 8,54 por ciento, con un derrumbe de las acciones que más ponderan en el principal indicador local: Tenaris y Petrobras Brasil, que se desplomaban 14,79 y 15,31% respectivamente, aunque las bajas eran generalizadas y abultadas.

El domingo, para evitar un nuevo desplome de los mercados, los legisladores estadounidenses habían anunciado un acuerdo para aprobar el plan de salvataje. No obstante, los legisladores votaron en contra por miedo “de verse arrastrados” por la Casa Blanca y “quieren mantener un cierto control” sobre el proyecto.

Dos tercios de los republicanos votaron en contra del plan, que implica una fuerte intervención estatal en la economía. Ahora se reunirán los líderes de las dos bancadas mayoritarias para tratar de llegar a un texto consensuado.

El hundimiento del proyecto es un gigantesco revés para el gobierno Bush y específicamente para el Departamento del Tesoro, así como para los legisladores que trabajaron en el la semana pasada.

La Casa Blanca expresó su disgusto con la derrota del proyecto de ley y dijo que el presidente se reunirá con su equipo económico en la tarde del lunes para determinar el curso a seguir.

El paquete, que contaba con el respaldo del gobierno, enfrenta un futuro incierto, aunque los líderes de ambas bancadas seguramente considerarán el revisar la iniciativa, de la cual Bush afirmó que era necesaria para “evitar que la crisis en nuestro sistema financiero se expanda por nuestra economía”.

Después de la votación, el líder de las minorías de la Cámara, John Boehner dijo qye habrá un esfuerzo para presentar otro proyecto con más cambios. “Tenemos que encontrar un punto medio”, dijo. “Necesitamos que todos se calmen, se relajen y vuelvan a trabajar”.

Por el momento -señala la BBC-  tanto inversionistas como analistas coinciden en que los mercados esperan más noticias que les permitan saber si ya pasó lo peor. La mirada está puesta ahora en las megacompañías que tienen altos niveles de endeudamiento y que requieren liquidez para salir adelante.

El problema es que, en el contexto actual, la desconfianza entre los bancos ha detenido el que se presten dinero los unos a los otros, enfriando así el mercado crediticio global. Y si el crédito no vuelve a fluir, las empresas con deudas podrían entrar en problemas poniendo miles de puestos de trabajo en peligro, puntualiza la BBC.

La crisis se expande a Europa

El desplome financiero con epicentro en USA  ya abrió un frente de crisis en Europa.

El temor ya se expandió a Europa: Bélgica, Holanda y Luxemburgo acudieron este domingo al rescate del banco Fortis para evitar que la entidad se vea arrastrada por la crisis financiera que se extiende peligrosamente por Europa y para tranquilizar a los mercados europeos.

Los ministros de finanzas de estos tres países acordaron inyectar más de US$15.000 millones en la entidad bancaria -una de las más grandes del continente europeo- para evitar un posible colapso luego de que el valor de sus acciones comenzara a desplomarse el viernes.

Los tres Estados del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) van a nacionalizar en parte el banco-aseguradora Fortis con una aportación de 11.200 millones de euros para tratar de salvar de la quiebra a la entidad.

Las acciones de Fortis, primera entidad bancaria en Bélgica y segunda en Holanda, perdieron más de dos tercios de su valor en las dos últimas semanas por las dudas de los mercados sobre su solvencia y su capacidad para encontrar fondos y absorber la compra de su ex rival, el banco holandés ABN Amro.

Bajo el acuerdo, Bélgica aportará US$6.700 millones, Holanda US$5.700 millones y Luxemburgo US$3.600 millones explicó el primer ministro belga, Yves Leterme.

Los europeos, que desde hace meses hacen llamamientos para reforzar su coordinación en materia de supervisión financiera, logrando hasta ahora sólo avances modestos, se enfrentan por primera vez a un caso concreto de un banco afectado directamente por la crisis.

Pero no sólo en el corazón de Europa se sienten los remezones del vendaval financiero. En el Reino Unido, se anunció la nacionalización de los préstamos e hipotecas del banco Bradford and Bingley (B&B, por sus siglas en inglés), por un valor superior a los US$100.000 millones.

En Alemania se informó que un consorcio de bancos intervendrá una hipotecaria, Hypo Real State, para evitar su quiebra. Aún no se conoce el nombre de los bancos que lo rescatarán, ni el monto oficial de la transacción, aunque la BBC tiene información de que la cifra sería superior a los US$50.000 millones.

Los bancos centrales europeos se unieron el lunes a los bancos asiáticos al inyectar millones de dólares en los mercados, pero los bancos comerciales prefirieron acaparar efectivo en vez de prestarse entre sí mientras la crisis financiera se propaga a Europa.

Con el fin del trimestre financiero agravando los problemas de liquidez, el Banco Central Europeo anunció que pondría a disposición de los bancos una serie extra de fondos a 38 días y que mantendría el efectivo adicional disponible hasta al menos comienzos de 2009.

El Banco de Inglaterra inyectó el lunes 40.000 millones de libras (unos 50.735 millones de euros) en fondos a tres meses para mejorar las condiciones de los mercados tras un fin de semana de quiebras bancarias en Europa y en medio de las negociaciones en Estados Unidos para aprobar un plan de rescate.

En la misma línea, el Banco de Japón inyectó 1,5 billones de yenes a su sistema bancario, en el noveno día consecutivo en el que realiza ese tipo de operación.

Después, inyectó otros 400.000 millones de yenes en el mercado al contado, mientras que el banco central australiano aportó 2.700 millones de dólares australianos.

Pero el costo interbancario de la financiación en dólares, euros o libras a tres meses subió, después de que una serie de nacionalizaciones de bancos europeos evidenciara que la crisis financiera está lejos de terminar.

El viernes, Jean Claude Juncker, el presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, exhortó a Estados Unidos a ponerse de acuerdo rápidamente sobre su plan de rescate porque “los bancos europeos, que comienzan a navegar en aguas turbias, sufren de esa incertidumbre”.

Escepticismo en EEUU

Según el emblemático e influyente The Wall Street Journal, el vocero más calificado de Wall Street, el plan que el Congreso estadounidense esbozó durante el fin de semana para rescatar al sistema financiero ofrece un “bálsamo”, pero “es poco probable que pueda evitar que la mayor economía del mundo caiga en una recesión”.

Las últimas noticias económicas han sido poco alentadoras., según el diario. En una señal de que el mercado inmobiliario sigue deteriorándose, las ventas de casas nuevas cayeron abruptamente el mes pasado, informó la semana pasada el departamento de Comercio de EEUU, añade.

De acuerdo con el Journa, la confianza de los consumidores sigue en declive y los indicadores semanales de ventas minoristas muestran que los compradores están reduciendo los gastos. Los expertos anticipan que el informe de desempleo del viernes indique que la economía perdió 150.000 empleos este mes.

Los estadounidenses están lidiando con un desempleo creciente y con precios de combustible y de alimentos más altos. En medio de una crisis financiera protagonizada por la caída de los precios inmobiliarios y la quiebra de los mercados hipotecarios, un auge del refinanciamiento hipotecario al estilo de 2001 no es una opción.

“Desafortunadamente, las personas están en lo cierto al esperar una recesión en estos momentos”, dice Barry Eichengreen, un economista de la Universidad de California en Berkeley.

“El plan no puede prevenir una recesión”, dijo Douglas Elmendorf, un investigador de Brookings Institution. “Lo que le importa a la gente es cuánto durará y cuán profunda será la desaceleración económica”.

En este escenario, y sin una acción más extensa por parte del gobierno, los participantes de los mercados de crédito habrían quedado sumidos en la preocupación de saber qué institución iba a ser la siguiente en caer.

Este lunes, mientras Bush hablaba por cadena ancional, una serie de rescates bancarios tomaba forma en Europa y los mercados seguían en un clima de nerviosismo a la espera de que el Congreso vote el paquete.

Los “inversores” estaban atentos a cada detalle de las negociaciones en Washington, mientras en Europa y Asia los bancos centrales inyectaban dinero en el sistema para suavizar la crisis crediticia.

En Washington, los republicanos de la Cámara de Representantes eran el principal obstáculo para aprobar el plan, alegando reparos a gastar tanto dinero público en un año electoral.

Los líderes parlamentarios republicanos y demócratas anunciaron que habían llegado a un acuerdo provisional el domingo sobre un plan que utilizaría fondos de los contribuyentes para comprar deuda hipotecaria “tóxica” para restablecer la confianza.

La situación quedó graficada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuando dijo con rostro demacrado ante las cámaras: “La fiesta se acabó”.

******