Como la Prensa de la Derecha alaba a las Fuerzas del Imperio del Norte

Mi comentario

Me da verguenza leer los articulos de prensa de la derecha latinoamerinacana y ver como alaban al imperio del norte. Es que acaso no saben que cuando sus proyectiles sean disparados sobre nuestros pueblos, esos proyectiles no haran diferencia entre drechistas e izquierdistas.

A veces me pongo en el lugar de estos periodistas que escriben estos articulos. Muchas veces esriben lo que sus amos les obligan a escribir, ya que de otra manera quedarian en el desempleo. Y quedar en el desempleo en estos paises latinoamricanos no es nada facial y mas si se tiene familia.

Pero es que hay un limite para la tolerancia y y el desprecio a la dignidad.

Lean Ustedes mismos este articulo y por favor propaguenlo, ya que este fenomeno esta generalizado en todo nuestro continente.

Queridos lectores, pueden Ustedes sentir lo que yo siento? Por favor contestenmen depues de leer este arituclo. Si tienen un poco mas de tiempo les invito a visitar estos dos ( uno y dos ) periodicos nicaragüenses; fijensen como son analogos con los periodicos de sus paises, Digamos no, a toda esta basura mediatica y seamos orgullosos de ser latinoamericanos y mestizos.

Adelante, lean el articulo:

“Surcando el Caribe en el USS Kearsarge”

Llegué al aeropuerto de Opa Locka con la extraña puntualidad extranjera que muy poco se acostumbra en Nicaragua: una y media de la tarde. Teníamos que tomar un helicóptero y volar hacia el barco que nos esperaba unas millas mar adentro, frente a Miami, de donde partiríamos esa tarde por al Atlántico rumbo a Puerto Cabezas.

Y digo “teníamos”, porque allá, en la base terrestre del servicio de guardacostas de Miami, había ya más de 15 periodistas, fotógrafos y camarógrafos que esperaban el turno para subir a las naves y aterrizar en el acorazado USS Kearsarge, un buque ligero de la Cuarta Flota del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos, que sería nuestra vehículo y hogar por cuatro días en la misión humanitaria en cuatro países de América Latina.

Por alguna razón ya estaba yo de pronto, vaya sorpresa, oyendo instrucciones de qué hacer en caso de caerse el helicóptero al mar, mientras luchaba por atarme bien los candados del chaleco salvavidas y el casco protector con tapa-oídos y anteojos plásticos, como de esos amplios de snorkel.

Alzamos vuelo sin contratiempo, bajo una intensa vibración y la sensación de vértigo que se siente repentinamente cuando dejamos el suelo bajo nuestros pies.

Pronto divisamos una mancha gris en el horizonte… sigan leyendo en la fuente original