Se terminó el Show mediático más grande de América Latina en los últimos tiempos! ELLOS eran 33!

Como dicen: No hay casualidades todo se da en el momento oportuno!

33 eran los mineros y fueron liberado el 13. Que bonito es ver jugar los numeros cuando hay este tipo de eventos!

Cuantas malas noticias se lograron tapar por nuestras “CADENAS” de informacion oficiales! CNN, FOX y todos los medios afines a ellos.

El Cristo dijo: “Viendo no miran, Oyendo no Escuchan”
Yo quisiera agregar: “Pensando no Concluyen”

Por que han hecho tanto escandolo por 33 Mineros en un pais donde ganó un presidente a fin a ELLOS?

En China han estado ocurriendo eventos similares con centenares de muertos y sobrevivientes! Y por que en estos eventos no les dieron estas “cadenas” tanto seguimiento?

Lo unico que me pregunto es: Estaran los 33 Mineros coludidos o son simples victimas de Gran Show Illuminati.

Que casualidad que a los 33 los liberaron el 13 un di despues que se celebra la Esclavitud de Latinoamerica.

O será que es una señal para que estemos alertas  y no nos deviemos de las verdaderas noticias?

Asciende a 26 la cifra de mineros muertos en China

Y que me dicen de estas noticias que les pongo abajo? YA lo sabian?


Déficit comercial de EE.UU en niveles récord

La quema de libros en el Pentágono y una copia original que protege WikiLeaks

Mientras la CIA limpia sus cacas, Piñera viaja a Europa a escuchar los aplausos por el rescate de los 33 mineros

El verdadero ORIGEN de los Problemas del Mundo Actual. TODO PREFABRICADO. Que Hijos de su P..a Madre!

Para quienes quieran seguir toda la serie aqui el link:

Empezarán a entender cada vez mas por que el mundo esta como esta. TODO ES UNA GRAN MANIPULACIÓN!! Despertemos y salgamos de ese gran sueño.

El sistema económico se CAE y no sale nada en las noticias?! LO ESTÁN OCULTANDO. Lo que le viene a la dormida HUMANIDAD es difícil de describir y sera muy difícil de olvidar este gran CRASH económico.

Vean las noticias internacionales y se darán cuenta de lo que les digo. LOS FALSIMEDIAS nos están ocultando la VERDAD.

Los Demonios haciendose pasar por Santos! Que Ironía!

La “agenda positiva”, nueva arma de injerencia de EEUU para América Latina

Alai-amlatina/Visiones Alternativas

En medio de los anuncios de retiro de los embajadores de Estados Unidos en Bolivia y Venezuela, y la respuesta recíproca del Departamento de Estado Norteamericano, surge un concepto expresado en dos palabras, “agenda positiva”, en cuyo significado, hasta ahora poco difundido, poco se ha reflexionado: éste es intervencionismo.

El vocero del Departamento de Estado, Sean McCorman, expresó en Washington su extrañeza por la expulsión de sus embajadores por los gobiernos de Evo Morales y Hugo Chávez. Estados Unidos, dijo, mantiene en la región una agenda positiva para ayudar a sus poblaciones, mientras que los gobiernos de Bolivia y Venezuela “no ayudan a su gente” y sus decisiones “sólo contribuyen a hundirlos más en el aislamiento”.

Los términos “agenda positiva” han venido siendo empleados por la diplomacia norteamericana como una manifestación en apariencia de buena voluntad para insertar a otros países en la “modernidad” del libre comercio y la apertura económica. La secretaria de Estado, Condolezza Rice, los usó en septiembre de 1997 al referirse a las intenciones de su gobierno de mantener una relación de cooperación con otros gobiernos, pero al citar al de Hugo Chávez lo calificó como una “mala influencia” para América Latina.

La “agenda positiva” quiere ser aplicada por la administración norteamericana de grado o por la fuerza. La ayuda que los programas de cooperación implican está condicionada a su aceptación por parte de los gobiernos que la reciben. Son los casos de México, que en voz de su presidente Felipe Calderón no sólo admitió, sino que demandó la instrumentación de la llamada iniciativa Mérida, con la cual espera recibir unos cuatrocientos millones de dólares para la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada; también, los de países como Colombia en el combate a las guerrillas o Perú, además de algunos otros que se mantienen como fieles discípulos de la globalización entendida como la hegemonía norteamericana en la economía y en la política.

Bolivia y Venezuela han rechazado en la práctica esa “agenda positiva” y han preferido seguir sus propios caminos para la solución de sus problemas; entre estas vías está el rechazo a la rectoría de los organismos financieros internacionales, la creación de organismos propios o regionales para su desarrollo y, cuando ha sido necesario, el rescate por nacionalización o expropiación de bienes estratégicos, en pleno uso de su soberanía. La respuesta imperialista de la Unión Americana ante esas decisiones es una serie de acciones de presión que van desde los intentos separatistas hasta el financiamiento para movimientos desestabilizadores en busca de una percepción sobre una supuesta debilidad de esos gobiernos.

En mayor o menor grado, otros países del área latinoamericana se muestran dispuestos a sacudirse el control de las grandes corporaciones internacionales y a mantener una política interna e internacional al margen de esos lineamientos. Ecuador, Brasil, Argentina, Paraguay o Nicaragua se alejan por etapas de esa órbita. Es el problema que Estados Unidos advierte e intenta contrarrestar con el apoyo de otros gobiernos apegados a su política.

La “agenda positiva” aparece así como un instrumento de injerencia cuyos resultados, sin embargo, no han sido hasta ahora los esperados por Washington. En México la llamada iniciativa Mérida, pendiente aún de ser puesta plenamente en práctica, no ha logrado reducir el problema de la delincuencia, que va en aumento pese a los programas anunciados para contenerla; la situación económica empeora no sólo como consecuencia de la crisis que se vive en Estados Unidos y con efectos en muchos otros países, sino por la imposibilidad de la actual administración para canalizar las inversiones hacia la creación de nuevos empleos. La desocupación, la abierta y la disfrazada, se incrementan.

La “agenda positiva” de la que comienza a hablar la administración norteamericana se mantiene, así, como una herramienta de control, aceptado cuando esto le es posible, y cuando no, por la intervención directa que puede llegar a límites insospechados.