Lo que esta a punto de ocurrir?

Mi comentario
Esto ya lo venimos descubriendo de poco a poco. Esta noctica solo confirma lo que ya millones sabemos y que unos cuantos ocultan a la humanidad.

Matías de Stefano, el niño índigo, nos cuenta lo que está a punto de volver a ocurrir

Según Matías de Stefano, el mismo cataclismo de la Atlántida, pero mucho más intenso ocurrirá en breve, a partir del 2012 en la Tierra por fuego, aire, tierra y agua, tal y como augura las profecías de los indios hopi de Arizona, aymaras de Bolivia o Mayas mexicanos.”El clima caótico actual -nos dice- es idéntico al de la Atlántida en los últimos cuatro años antes del Gran Cataclismo: sé que volverá a ocurrir los mismo”. Según mis cálculos estadísticos un gran maremoto en el Atlántico podría ocurrir en un próximo futuro, expertos del WHOI, mayor instituto oceánico del mundo, opinaron lo mismo, un día antes del Gran Maremoto de Sumatra del 2004. Su padrastro Gerardo, es ateo y muy escéptico y nos dice: “Yo no me creo nada de lo que dice Matías, me suena a chino, pero te digo una cosa, jamás miente, jamás le hemos oído una mentira. Una vez hubo un tornado en Venado Tuerto en Argentina , en el 99 cuando tenía 11 años, algo que nunca había ocurrido, Matías lo presintió , se puso muy nervioso nos avisó y nos reíamos,porque nunca había habido tornados allí. Acertó. Desde pequeño avisó a sus padres que iba a llegar un calentamiento y una era glacial. ” Matías nos ha enseñado hasta complejas gramáticas de sayónico, lenguaje de la Atlántida. No miente ni es un loco.

Estaba muy apegado a su bisabuela, cuando murió, su madre se lo dijo y él estaba muy tranquilo: “ya lo sé, contestó, lo he soñado”.
Por LUIS CARLOS CAMPOS

Fuente de la Noticia

Celulares dañinos solo para menores de 12 años?


Mi comentario
Al fin dicen la Verdad. Lo unico que quieren es que todos los humanos tengamos celulares para identificarnos con nuestros numeros.

Una veintena de científicos recomiendan que no se permita usar el móvil a los menores de 12 años

EFE/ADN

Veinte científicos de Europa y Estados Unidos, en su mayoría cancerólogos, han lanzado un llamamiento sobre los riesgos de los teléfonos móviles, en particular para los niños.

En un texto con 10 recomendaciones publicado hoy por el dominical Journal du Dimanche, piden que no se autorice a los menores de 12 años a utilizar un móvil, salvo en caso de urgencia.

Recalcan que los órganos en desarrollo son los más sensibles a la “influencia posible de la exposición a los campos electromagnéticos”.

Entre otras precauciones, aconsejan que en las comunicaciones el usuario mantenga el teléfono a más de un metro del cuerpo, es decir, que usen el dispositivo de altavoz o Bluetooth.

…Siga leyendo, haciendo click en el título…


También piden evitar en lo posible llevar un móvil sobre uno mismo y, si no, mantener la parte de la antena orientada hacia el exterior; acercar el aparato al oído sólo una vez establecida la comunicación; limitar la duración de la llamada; preferir los mensajes (ya que reducen la exposición) y evitar las llamadas desde un tren o el metro o cuando la señal es débil.

El llamamiento ha sido coordinado por el profesor de psiquiatría de la Universidad de Pittsburgh David Servan-Schreiber, conocido por el éxito de su libro Guérir, en 2003, y autor de Anticancer.

Sin pruebas

Según el dominical, los investigadores en general están de acuerdo en que no hay pruebas formales de la nocividad del móvil, pero existe un riesgo de que favorezca la aparición de cáncer en caso de exposición a largo plazo.

Están a la espera del resultado del estudio Interphone, el primer estudio epidemiológico de envergadura, realizado en siete países.

La parte francesa del estudio ha concluido ya que “hay una tendencia general de un aumento del riesgo” de tumores cancerosos en las personas que utilizan mucho los móviles, pero los resultados no son estadísticamente significativos.

Los resultados definitivos del estudio, esperados este año, deberían permitir aclarar la situación.

“Estamos hoy en la misma situación que hace cincuenta años para el amianto y el tabaco. O no se hace nada y se acepta un riesgo, o se admite que hay un haz de argumentos científicos inquietantes”, declara el cancerólogo Thierry Bouillet, uno de los signatarios del llamamiento.

Artículos relacionados:

El uso de teléfonos móviles perturba el sueño a los jóvenes

Las mujeres embarazadas no deberían hablar por el móvil

Asocian cierto tipo de cáncer al uso de teléfonos móviles

Control mental por teléfono celular

Fuente de la Noticia

Más de 100 países acordaron prohibir bombas racimo, EEUU e Israel están en contra

Agencias/aporrea.org
29/05/08

Ciento once países que participaron en una conferencia en Dublín acordaron este miércoles, en un histórico documento, la prohibición de las bombas de racimo y la munición fragmentaria explosiva. El Primer Ministro británico, Gordon Brown, cuya intervención precedió el acuerdo final acordado este miércoles, afirmó que la prohibición es “un gran paso para hacer el mundo un lugar más seguro.”

Sin embargo, Estados Unidos, China, Rusia, India, Pakistán e Israel no participaron en esta conferencia y se siguen oponiendo a la prohibición, afirmando que las bombas racimo son legítimas porque están cubiertas por la legislación internacional. Todos estos paìses son importantes fabricantes de estas armas, y las mantienen en sus inventarios militares.

Qué son

Las bombas racimo son bombas de caída libre compuestas por una canasta repleta con decenas de múltiples bombas pequeñas. Cuando la bomba es arrojada desde un avión, se abre a determinada altura y suelta las bombas pequeñas, esparciéndose por una gran extensión de terreno.

Una bomba racimo típica, cuando es arrojada desde un avión
y llega a cierta altura, suelta decenas de minibombas que se
esparcen en grandes extensiones de terreno.

Los dispositivos están diseñados para explotar al impactar el suelo, pero en la práctica quedan muchas municiones esparcidas entre la vegetación sin explotar. Civiles, particularmente niños, frecuentemente se sienten atraídos por estas municiones (que parecen latas de refresco) y mueren o son mutilados cuando intentan manipularlas, en muchos casos años después de que éstas fueron lanzadas.

La convención acordada

El texto prohibe las armas de fragmentación, que son culpables de la muerte y mutilación de millares de civiles. “Fue adoptado por todos los delegados” a la Conferencia, anunciaron agencias internacionales. La Convención sobre las bombas con submuniciones prevé que cada Estado firmante “se comprometa a nunca emplear estas armas, bajo ninguna circunstancia”.

Los países se comprometieron también a jamás “diseñar, producir, adquirir de cualquier otra manera, almacenar, conservar o transferir a quienquiera que sea, directa o indirectamente, armas con submuniciones”. El tratado exige la destrucción de las existencias de estos artefactos en los próximos ocho años.

Una bomba racimo típica, cuando es arrojada desde un avión
y llega a cierta altura, suelta decenas de minibombas que se
esparcen en grandes extensiones de terreno.

La prohibición “se aplica a las pequeñas bombas explosivas concebidas especialmente para ser dispersadas o liberadas desde un lanzador conectado a una aeronave”. No se aplica a las minas, según el citado texto.

Venezuela a favor

El pasado 20 de mayo, el viceministro de Relaciones Exteriores para América del Norte y Asuntos Multilaterales de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Valero, anunció que Venezuela forma parte del coro de países que piden la eliminación de dichas bombas. “Venezuela solicita la pronta y definitiva prohibición de las municiones de racimo, como aboga por la proscripción total y absoluta de las armas de destrucción masiva”, manifestó durante su intervención en la Conferencia Diplomática de Dublín sobre Municiones de Racimo.

“La República Bolivariana de Venezuela, que ha apoyado el proceso de Oslo desde sus orígenes, reafirma su compromiso en favor del desarme y del respeto irrestricto del derecho internacional, incluyendo el derecho internacional humanitario, y aboga por el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales”, precisó el diplomático.

Valero acotó que las negociaciones que condujeron a la adopción de la Convención de Ottawa sobre no permitir el uso de minas antipersonales, de 1997, arrojan una buena experiencia y deben servir de referencia para que se adopte un instrumento jurídico que prohíba la fabricación, uso, transferencia y almacenamiento de las municiones de racimo.

Señaló que en los recientes conflictos armados de Kosovo, Afganistán, Irak y Líbano se ha revelado el carácter inhumano de esas armas que quedan esparcidas sin control en áreas urbanas y rurales.

Gran Bretaña anunció su eliminación

El acuerdo fue alcanzado luego de que el primer ministro británico, Gordon Brown, anunció que su país eliminará su arsenal de bombas de racimo. “Hemos decido poner fuera de servicio todas nuestras bombas de racimo. Creo que es un gran paso para hacer del mundo un lugar más seguro”, afirmó Brown, que alentó a los demás países a hacer lo mismo.

Según un informe de Handicap Internacional, el 98% de las víctimas causadas por las bombas racimo -que han sido utilizadas también en Irak- son civiles. La Coalición Contra las Submuniciones (Cluster Munition Coalition, CMC), que lidera las asociaciones que militan contra la bomba racimo, había señalado que si se alcanzaba un acuerdo en Dublín, sería “el tratado más importante sobre las armas y (sus consecuencias) humanitarias que se firma en 10 años”.

Estados Unidos y Rusia tienen grandes cantidades de estas armas, que disparan cientos de pequeñas bombas, con aspecto de latas de refrescos, y que pueden quedar activas sin estallar durante años. El borrador del texto negociado en Dublín fue redactado en reuniones en Lima, Viena y Wellington. El documento final será sometido a la firma de todos los Estados el 2 y 3 de diciembre próximos en Oslo.

Los llamados para prohibir las bombas de fragmentación se intensificaron desde el conflicto en Líbano en 2006, que dejó aproximadamente un millón de estas bombas dispersadas en el país. La conferencia de Dublín se inscribe en el proceso iniciado en febrero de 2007 en Oslo, donde 46 países ya aprobaron una declaración común pidiendo la prohibición de “utilizar, producir, transferir y almacenar” las bombas racimo, antes de 2008.

A la vista de un niño, una munición de una bomba
racimo que no haya explotado puede parecer un juguete.
Pueden estar activas muchos años después de finalizado el conflicto