Para salvar la economía hay que sacrificar el Imperio


Mi comentario

Esto se viene repitiendo dia a dia. El sistema economico ha quebrado y lo mantienen todavia vivo para poder hacer sus guerras en otros terriotorios donde quedarán enterrados. El colmo es que ahora los bancos centrales fuera de los EEUU son los que siguen manteniendo el sistema, es decir cuando ya el equbrado sistema se venga abajo, se llevara consigo todas las ecnomias del mundo. Preparensen y aprendan a vivir con el minimo. Todo esto esta profetizado en todas las profecias actuales del mundo: Cristianismo, Judaismo, Islamismo, Mayas, Hppies, Aztecas, Incas, Busdismo, etc.

Por: Michael Hudson

El gobierno mismo de los EEUU es en realidad el mayor deudor subprime del mundo

“Sostener el dólar ha llegado a ser sinónimo de subsidiar la adicción del Ejecutivo norteamericano a la diplomacia militar hegemónica”

La crisis financiera y económica actualmente en curso de profundización no podrá aliviarse sin afrontar varios problemas de los que la opinión pública estadounidense no quiere oír hablar. Su sola mención levanta un muro de disonancias cognitivas.

Para principiantes: el problema actual de la deuda no es marginal, sino que ha llegado a ser estructural; y los problemas estructurales no pueden resolverse con paliativas meramente marginales. Lo que Alan Greenspan llamó ”creación de riqueza” se reveló como una mera inflación de precios de los activos: una puja al alza, fundada en el crédito, de los precios inmobiliarios y de los mercados de valores.

La Economía de la Burbuja lastró con deudas a los hogares, a los bienes raíces y las empresas, mientras que los recortes fiscales de Bush a los segmentos fiscales más altos obligó a los presupuestos federales, estatales y locales a un endeudamiento de mucho mayor calado.

Esta política pudo mantenerse mientras los precios de las propiedades hinchados por la deuda crecían a una tasa más rápida que la tasa de interés que tenía que pagarse. Pero el pago de intereses y las cargas de amortización desviaban el gasto de los consumidores y de las empresas fuera del consumo y de la producción.

Eso es lo que significa ”deflación por deuda”. Los sectores financiero e inmobiliario recibían un dinero que antes se gastaba en bienes y servicios. El servicio de la deuda no puede gastarse en bienes de consumo (por parte de los propietarios de vivienda) o en inversión de capital (por parte de empresas con deuda apalancada). El efecto es la ralentización de las ventas y del ingreso empresarial, y por consecuencia, del alquiler comercial y del mercado de bienes raíces.

Continua leyendo en la Fuente oroginal de la Noticia