Los análisis que aún están en estudio podrían confirmar la predicción de sismos en base a las alteraciones de la capa ionósfera de nuestra atmósfera .