Israel, el pueblo de dios – no se a cual se refiere – sigue masacrando impunemente con la venia gringa!

Israel comete sus crímenes con la aprobación de EE.UU.

Sheila Samples
Information Clearing House
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
23/07/09

Si no dejas de excusar, terminas por aprobar el campo de esclavos, la fuerza cobarde, los verdugos organizados, el cinismo de grandes monstruos políticos; terminas por entregar a tus hermanos – Albert Camus

No hay tema más restringido ni más controlado en EE.UU. que una discusión crítica de Israel. Se ignora una discusión equilibrada y cada palabra es analizada, y condenada. Es extraño que se nos permita despotricar a gusto y señalar los crímenes de guerra de nuestro propio gobierno – de todos los demás gobiernos en todo el mundo – pero no los de Israel. Los pocos que se atreven a cuestionar el daño que ha causado Israel en todo Oriente Próximo durante décadas son inmediatamente etiquetados de “antisemitas” y corren peligro de perder sus amigos, sus puestos de trabajo, sus reputaciones y, si persisten, su país – porque EE.UU. tiene tolerancia cero para los que reconocen la brutalidad de Israel.

¿A qué se debe esto? ¿No hablamos precisamente de crímenes contra la humanidad, no importa quién los cometa? Por ejemplo, si se recluye a un millón y medio de seres humanos como animales enjaulados, sin alimento, electricidad, atención sanitaria, agua potable, y luego se les extermina como si fueran otros tantos insectos – despedazados, calcinados con armas ilegales prohibidas por las Convenciones de Ginebra – ¿no se trata de un crimen contra la humanidad? ¿No son humanos los hombres, mujeres y niños atrapados tras los muros de Gaza sin tener hacia dónde escapar – sin escape?

Mátenlos a todos

Si habéis estado escuchando a la dirigencia israelí durante los últimos 60 años, los últimos 10 años – el

último año – sabéis perfectamente que los palestinos son muchas cosas, pero no humanos. En 1982, el antiguo líder del Likud y primer ministro Menahim Begin dijo que los palestinos “son bestias que caminan con dos piernas.” El año pasado, el jefe de Estado Mayor del ejército israelí, Raphael Eitan se regodeó al decir: “Cuando hayamos colonizado la tierra, todo lo que podrán hacer al respecto los árabes será andar correteando por ahí como cucarachas drogadas en una botella.” Y, en 1988, Yitzhak Shamir, miembro del Likud elegido dos veces primer ministro, dijo a los colonos que se apoderaban de tierra palestina: “Los palestinos serán aplastados como saltamontes… sus cabezas aplastadas contra las rocas y los muros.”

Pero fue nuestro propio evangélico, judeo-cristiano (sic) oximorónico (sic) artiodáctilo Pat Robertson, quien habla a menudo con Dios, el que nos presentó la verdad desnuda sobre el salvajismo “moral” de Israel. Robertson explicó la justificación de Dios a los 700 miembros de su Club en mayo de 1985…

“Las guerras de exterminio han causado problemas a mucha gente, a menos que haya sabido lo que estaba sucediendo. La gente en la tierra de Palestina era muy malvada. Se dedicaba a la idolatría; sacrificaban a sus hijos; tenían toda clase de prácticas sexuales abominables; tenían sexo, al parecer, con animales; tenían sexo hombres con hombres; y mujeres con mujeres; cometían adulterio, fornicación; adoraban ídolos, sacrificaban a sus hijos; y abandonaban a Dios.

“Dios dijo a los israelitas que los mataran a todos – hombres, mujeres y niños, que los destruyeran. Y parece que hacerlo es algo terrible. ¿Lo es? ¿O no lo es? Bueno, supongamos que hubiera 2.000, o 10.000 de ellos viviendo en el país, o sea cual sea la cantidad que haya habido. No tengo la cifra exacta. Escoged una cifra. Dios dijo: ‘¡Matadlos a todos!’… La abominación existía como un contagio. Dios vio que no tenía cura. No iban a cambiar; sus corazones no iban a cambiar; y todo lo que harían es causar problemas a los israelitas, apartar a los israelitas de Dios, e impedir que la verdad de Dios llegara a la Tierra. Así que Dios, por amor, quitó a unos pocos para no tener que quitar a muchos.”

Bestias. Insectos. Víctimas de un genocidio implacable y metódico que desgasta, día tras día, año tras año, sin análisis, sin reflexión, sin preguntas – subvencionado con equipamiento de EE.UU., apoyo político de EE.UU., dinero del contribuyente de EE.UU.

Con qué facilidad hemos no sólo excusado, sino aprobado los crímenes de Israel: hemos entregado a nuestros hermanos, desde el ataque en 1967 contra el USS Liberty – utilizando aviones franceses financiados por EE.UU., dejando 34 marinos estadounidenses muertos y 174 heridos – a masacres con armas suministradas por EE.UU. en Jenín, Rafa, Sabra y Chatila en el Líbano, y repetidamente en Gaza.

Cómo guardamos silencio el 16 de marzo de 2003 cuando un soldado israelí en una aplanadora Caterpillar estadounidense aplastó y mató a Rachel Corrie de 23 años – cuando dispararon e hirieron a Brian Avery de 26 años el 5 de abril de 2003 – y el 11 de abril de 2003, dispararon y mataron a Tom Hurndall de 21 años mientras trataba de salvar a tres niños palestinos aterrorizados a quienes disparaban mientras jugaban.

Monstruos políticos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: